Amor


amor

AMOR, al escribir ya sé que no puedo contenerlo. Que sólo el que es libre y no se aferra llega a buen puerto.

Sencillo, llega solo y en el mayor de los casos de improvisto. No lo esperas, el de verdad te arrasa, te mueve desde las raíces lanzándote a un cielo inmenso. Abre tu corazón, te hace sentir tan cerca del otro que no hay caricia que pueda aliviar las ganas de llegar más adentro.

Al principio te ciega, no te deja ver a la persona que tienes en frente, hasta que se transforma y en sus ojos eres capaz de encontrar los tuyos.

 “Ser profundamente querido por alguien te da fortaleza. Querer profundamente a alguien te da valor” (Lao-Tsé)

Que bueno, el sano. El que no somete, no finge, no fuerza, no ata.

Apasionado, el que llega libre y fluye danzando a su antojo.

Amor, el que refuerza, el que levanta, el que apoya y no ahoga.

Esencial, el que no necesita sino que elige, el que completa pero no eclipsa.

Amor del bueno, cuando las personas se unen sabiendo que la felicidad está con ellas y no en el otro.

 “Nada es difícil para el que ama” (Cicerón)

 No hay obstáculos y las dificultades quizás aparecen en el camino pero no cuesta, solo ayudan a crecer, a descubrir y sobre todo a compartir.

“La gran tragedia de la vida no es que los hombres mueran sino que dejen de amar” (Somerset)

Renace, aún cuando sientes que está muerto, él llega a ti una y otra vez. Tú vas hacia él y el amor te espera siempre, porque sin él no hay vida. No importa cuantas veces te hayan herido, cuan sólo te sientas, cómo de decepcionado o adormecido te halles. Como la primavera tras el invierno, algún día llega otra vez, te llena de fuerza y vuelves a entender que sin él la vida no tiene sentido.

“El hombre tiene dos caras: no puede amar sin amarse” (Albert Camus)

Encuéntralo en tu interior, para poder salir y atraerlo de fuera.

En el momento en el que te sonríes y te aceptas, estás preparado para sonreír y aceptar al otro. No hay exigencia, no hay expectativas ni insatisfacciones, el amor te hace sentir la perfección dentro de la total imperfección humana.

 “Amarse a sí mismo es el comienzo de una aventura que dura toda la vida” (Oscar Wilde)

Te hace sentir grande en este infinito mundo repleto de personas y estrellas.

Lo compartes y lo vives junto al otro, tomando su mano para seguir tu camino y acompañándole en el suyo. Cada uno siguiendo su sendero, en paralelo, sin pisar, sin zancadillas, dando fuerza para continuar cuando lo ligero se vuelve pesado.

Tremendamente generoso, así es el buen amor. Que nace de tu interior como una fuente inmensa con recursos inagotables.

Ten presente que “lo que hemos disfrutado nunca lo perdemos, así como todo lo que hemos amado profundamente se convierte en parte de nosotros mismos” (Helen Keller)

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s