A vida o muerte

 

” Las experiencias a vida o muerte tienen que servir para algo. Vale, tal vez no sirvan para nada. Pero ya que pasamos por ellas, al menos darles un sentido ”

Seguro que tú también has vivido experiencias al límite, para bien o para mal. Y te has descubierto a ti mismo, has conocido una cara oculta de ti. Esos momentos se recuerdan para siempre, quedan grabados a fuego, los de sonrisas, los de miedo, los de amor, los de lágrimas y los de dolor. Alegres o tristes pero intensos, tan intensos  que sientes que se te va la vida, que todo podría acabar mañana, pero no acaba… Continúas caminando y esas experiencias van construyendo tu bagaje, lo que eres, en lo que crees. Sí han sido excitantes y divertidas tratarás de repetirlas, aunque no se reproducirán de la misma manera, y si fueron dolorosas las taparas, superarás o aprenderás para que se queden en una sin hablar de ellas en plural, Nunca más!

                                                ¡Ya que pasamos por ellas, al menos vamos a darles un sentido!blog 2

Advertisements

Como un cielo encapotado

cielo

Como un cielo encapotado de nubes a veces tapamos esa parte de dolor que llevamos dentro, porque quedarse descubierto provoca una sensación indescriptible que cuesta traspasar. Pero hay que hacerlo para continuar el camino y ha de hacerse encontrando la manera que nos permita sacar lo que llevamos cargando. Nube a nube, capa a capa ir descubriendo nuestro verdadero yo, nuestra esencia. Una esencia que será cada vez más limpia y entonces adquiriremos mayor claridad para vivir desde una parte auténtica, con la alegría que va ligada a nuestra existencia.

Hoy nuestro cielo puede estar encapotado, lo importante es saber que hay un sol en nuestro interior y que ese sol volverá a brillar con más fuerza una vez que hayamos traspasado lo que se quedó adherido.