La libertad

Existen pocos conceptos que inspiren mayor bienestar que el de libertad. Capacidad de ser autónomo, de vivir en plenitud conforme al propio criterio, hacer y deshacer, soñar, construir, viajar, volar aunque se haga con los pies en la tierra, pero que permite hacerlo pisando fuerte, seguro. Cada ser posee la facultad de pensar y actuar conforme a su voluntad, de encontrar el sentido de una existencia, de pintar una vida dependiendo tan sólo del propio instinto y de sus propias decisiones.IMG_4786

Sé que siempre hemos escuchado hablar sobre la privación de libertad, y no pretendo ser yo quien diga que eso nunca ha existido o que es una falacia, pero lo que al hombre se le ha quitado y aún en muchos lugares se le quita, es la libertad de actuar en cierto modo, e incluso la expresión de su pensamiento. Pero lo que no es posible es que a un ser se le arrebate algo que lleva dentro, consigo, y es que la libertad la llevamos interiorizada cada vez que dejamos volar nuestra imaginación, cada vez que lloramos y reímos, cada vez que vivimos, escogemos, y hacemos de hoy una aventura.

El Quijote declaraba a Sancho una de las más dulces y ciertas reflexiones sobre la libertad:

La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra y el mar encubre; por libertad así como por la honra, se puede aventurar la vida y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres.

Miguel de Cervantes

No hay nada más bonito que vivir siendo consciente de que somos libres, sin importar lugar ni situación, porque como bien decía Cela:

“La libertad es una sensación que a veces puede alcanzarse encerrado en una jaula como un pájaro”.

Advertisements